domingo, 6 de abril de 2014

Debemos aprender a cuidar nuestra historia



Castillo de Krásna Hôrka, vista después del incendio. Un magnífico ejemplo de arquitectura militar que resistió 7 siglos el asalto del tiempo además de diversas guerras. Su estado de conservación era excelente, pero esta parte de la memoria nacional eslovaca se vio parcialmente destruída en un incendio, provocado por una imprudencia de dos niños al encender un cigarrillo. El fuego se extendió rápidamente por la hierba seca, llevándose consigo piezas de incalculable valor. Debemos inculcar el respeto por el patrimonio, no solo entre los adultos, sino a cualquier edad.