jueves, 30 de julio de 2015

Este día en la historia | 30 de julio


Finaliza el primer mundial de fútbol de la FIFA:

El 30 de julio de 1930 finalizó el primer mundial de fútbol de la FIFA. La federación decició entregar la organización del torneo a Uruguay por diversas razones. El país celebraba ese año el centenario de su constitución, había ganado el oro en la categoría de fútbol de Juegos Olímpicos en dos ediciones consecutivas, y además se habían comprometido a pagar los gastos de los participantes. A la competición acudieron 13 equipos, 7 americanos y 4 europeos. A pesar de que se repartieron invitaciones a todos los integrantes de la FIFA, el torneo se encontró con un gran rechazo en Europa. Los países se negaban a costear el viaje de sus equipos debido a la crisis económica y política que vivía el continente. Un caso excepcional fue el de Egipto, país que no pudo participar porque sus jugadores no podían hacer el viaje a tiempo para la fecha de inicio del torneo. Por tanto, estamos también ante el único mundial que no tuvo fase clasificatoria.

Fundación de Baghdad:

El 30 de julio del año 762, el califa Al-Mansur encarga la construcción de la nueva capital del imperio islámico. El líder supremo de los musulmanes creía que ese lugar de Mesopotamia era el emplazamiento perfecto para una nueva capital. Prueba de ello fue su espectacular crecimiento, gracias al control que ejercía sobre importantes rutas de comercio y a la abundancia de agua. Baghdad eclipsó a Ctesifonte, la capital del desaparecido imperio persa, la cual estaba a tan solo 30km de Baghdad. A su vez, esa ciudad había absobido a Seleucia, la cual paradójicamente había reemplazado a Babilonia. Vemos por tanto que Baghdad es la última de una cadena de grandes capitales mesopotámicas. Para su construcción fueron necesarios 4 años, y se emplearon a más de 100.000 obreros.

Se aprueba la Ley de Jerusalén:


El 30 de julio de 1980, el parlamento de Israel proclama a la ciudad de Jerusalén “entera y unificada”, estableciéndose como capital oficial del país. Desde la Guerra de los 6 días, Israel había conseguido el control total sobre los sectores árabes de la ciudad, poniendo fin a la autoridad jordana sobre Jerusalén Este. A pesar de que esta ley ha sido rechazada por casi todos los países, supone la anexión de toda la ciudad al Estado hebreo, y su declaración como capital indivisible. Además, la ley prohíbe el traspaso de cualquier territorio de la ciudad a otro país, lo cual complica cualquier negociación de paz con los palestinos en el futuro.